Vendetta


Divagando entre los círculos y volteretas
de quienes arman algarabía
en mi festival mental
de luces de neón y humo de pólvora
te encontré sentado en una de las piedras,
de las grandes piedras del lugar
con los pies embarradosy las manos raspadas
sentado...
con la vista perdida,
para ti no era festival
sino caos, caos atrapado en barricadas...
sin embargo, estás girando mientras
el payaso grita
y el niño corre,
la mujer camina
y el cielo llora
a través del sol moribundo del crepúsculo con palomas
que se posan en los cables.
Este es vendetta. Sentado, sentado con altavoces delatando un estrepitoso tictac en la inmensidad de su oído.


...me quiero perder en ese enredo cerebral que tengo por estos días, así que no digo más...tampoco menos...Julieth. Punto.

4 Huellas:

Omar dijo...

Cada vez escribes mejor y mejor, Julieth; este poema es una muestra válida y maravillosa.

Gracias, sobre todo, por compartirlo.

Omar dijo...

Tienes un regalito en mi blog, con mucho cariño.

Cuídate!! Abrazos.

Anónimo dijo...

ya se quien es vendetta...tengo dotes de detective mi rockera empedernida. Lo he descubierto!!! jajajaja. Te quiero.
Sami

Juan Camilo dijo...

Tal vez ese enredo sea más estable, igual que un edificio es menos peligroso en ruinas que con toda su estructura en pie...

Quizá vendetta este alegre... no alegre a pesar de la tristeza... sino alegre gracias a la tristeza.

Dazak